Recalculando

El viaje a Saigón empezó mal. La moto en la que yo viajaba estaba piloteada por una brasilera que claramente no le tenía miedo a la muerte, porque agarraba las curvas como si estuviese buscando darse de cara contra el asfalto. Varias veces la rueda de atrás derrapó y si yo no tiraba el peso…

Rutina en Mui Ne

Cuando la gente que conocí viajando me preguntaba qué era lo que me había llevado al otro lado del mundo, siempre contestaba lo mismo: me daba pánico la rutina. Y si había lugar para explayarme en mi respuesta, decía algo así como “La sola idea de repetir todos los días el mismo camino para llegar…