Las dos caras de Hoi An

Comparado con Hué, Hoi An era un mar de gente, ruido, humo y gritos. Eran las dos de la mañana y todos los negocios, restaurantes y bares estaban abiertos como si fuesen las 8 de la noche. Las Neozelandesas tenían razón: este caos era exactamente lo que necesitaba para sacudirme las telarañas. Todavía con las…

Improvisando en Hué

No era la primera ni la última vez que el Uruguayo se olvidaba su pasaporte, pero definitivamente fue una de las más divertidas. Durante las primeras dos horas de viaje en bus hasta Hué, literalmente lloramos de la risa. Con lágrimas, hipo, dolor de panza, todo. Algo que El Uruguayo hacía muy bien era reírse…

Recalculando

El viaje a Saigón empezó mal. La moto en la que yo viajaba estaba piloteada por una brasilera que claramente no le tenía miedo a la muerte, porque agarraba las curvas como si estuviese buscando darse de cara contra el asfalto. Varias veces la rueda de atrás derrapó y si yo no tiraba el peso…

Rutina en Mui Ne

Cuando la gente que conocí viajando me preguntaba qué era lo que me había llevado al otro lado del mundo, siempre contestaba lo mismo: me daba pánico la rutina. Y si había lugar para explayarme en mi respuesta, decía algo así como “La sola idea de repetir todos los días el mismo camino para llegar…

Expectativas en Halong Bay

“Esto parece un cuadro de Van Gogh”- dijo el uruguayo, con los ojos medio cerrados por el sueño, sosteniendo un vasito de plástico con café instantáneo. Después de bajar mi mochila del ómnibus que nos había llevado hasta Halong Bay, a unas 3 horas y media de Hanoi, me senté al lado del uruguayo para…

Cruzando la frontera

Cuando llegué a Pingxiang me encontré con un uruguayo pálido, ojeroso y visiblemente consternado. -“Este lugar es una pesadilla”, me dijo antes de que yo le pudiese hacer un comentario sobre su aspecto desgreñado y su cara de no haber dormido. Mientras caminábamos juntos el trecho que separaba la estación del control fronterizo, el uruguayo…

El pasaporte es mas importante que tu vida

El uruguayo tenía una obsesión con su pasaporte. No estoy segura que tipo de trauma tiene que tener uno para sentir que perder el pasaporte es casi tan trágico como perder un miembro. Lo cierto es que cada vez que llegaba a un hostel, el uruguayo guardaba el pasaporte y todos sus objetos de valor…

No hay mejor salsa

Viajar por China tiene una ventaja que es también una desventaja, dependiendo de cómo se la mire. Para mi, las grandes distancias que separan una ciudad de otra eran una gran desventaja, ya que mi plan era recorrer la mayor cantidad de lugares en el menor tiempo posible. Por lo tanto, un bus de 5…

El Uruguayo

– “Soñé que íbamos a la muralla China”. El uruguayo dormía en la cama de arriba del hostel que había sido mi casa durante los últimos meses. Todas las mañanas nos sonaba el despertador a las 7am para ir a trabajar y casi nunca hablábamos hasta después del primer café porque yo no consigo formular…

De rastafaris y cormoranes

Después de haber viajado durante 24 horas, con hambre, sed, sueño y padeciendo una mochila de 14 kilos cosida a la espalda, lo único que quería era encontrar una cama y un baño en condiciones. Pero en la calle nadie hablaba inglés y por la tanto nadie sabía indicarme donde dormir, donde comer, donde dejar…

Camino a Yangshuo

China no es un país para improvisar. Al mes de haber llegado ya había perdido varios trenes, había dormido en un telo por no tener a donde ir y había probado cualquier cantidad de animales exóticos por no entender el menú. Basta. No podía seguir así. Mientras viajaba en tren de Shanghai a Guilin, en el…

Suzhou, la revancha

Una fortuita alineación planetaria hizo que mi viaje épico por China coincida con el viaje épico por China de mis abuelos. Ellos habían arrancado desde Kuala Lumpur y ya estaban viajando por Asia hace varias semanas mientras yo abusaba de la hospitalidad de mis tíos. El punto de encuentro, por lo tanto, sería en Shanghai….